Emotivo y vivencial pregón de las Fiestas de los Cristos a cargo del loperano Felipe Hueso Vacas | José Luis Pantoja Vallejo

Facebook Twitter Google +1     Admin


José Luis Pantoja Vallejo

Estrenamos una nueva página web www.cronistadelopera.com


www.cronistadelopera.com


Todo el contenido actual se encuentra en la nueva página. Para seguir informado de todas las noticias visita nuestra nueva web.





Visitas al Blog del Cronista Oficial de la Villa de Lopera

Temas

Enlaces

Emotivo y vivencial pregón de las Fiestas de los Cristos a cargo del loperano Felipe Hueso Vacas

20090903202611-felipe.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficial de la Villa de Lopera

A continuación reproducimos en su totalidad el pregón pronunciado por el loperano Felipe Hueso Vacas desde el balcón del Ayuntamiento de Lopera el pasado día 21 de agosto en el marco de la Feria y Fiestas en honor a los Cristos de la Vera Cruz y del Humilladero.

 PREGÓN DE FERIA DE 2009

   Sra. Alcaldesa, Sras y Sres Concejales, dignas autoridades, reinas y damas, vecinas y vecinos, y asistentes todos a este acto. Bienvenidos y buenas noches.

   Cuando me dijeron que fuese pregonero de la Feria de este año, pensé que yo no podría hacerlo en el Paseo debido a las limitaciones que tengo a causa del accidente sufrido; pero al decirme que sería desde el balcón del Ayuntamiento, ya pensé de otra forma, y les dije que si. Siendo para mi un gran honor, satisfacción y alegría; por lo cual doy las gracias.

   Quiero, en primer lugar, recordar que en este año se cumple el cuarenta aniversario de pregonar la Feria de Lopera. Fue en el  1969 (año en el que el hombre, por primera vez, pisó La Luna), cuando nuestro paisano D. Carlos Barberán nos deleitaba con su fluida y amena oratoria dando el primer pregón de feria loperana.

   Y decirles que yo soy el primer pregonero en esta Plaza.

Creo que ha sido un gran acierto hacer el pregón desde tan noble y bello lugar. Mi enhorabuena a la Corporación por tan sabia decisión.

    Esta entrañable Plaza donde parece que la historia, afortunadamente, no ha pasado por ella; es una joya, yo no he visto nada que en tan poco espacio  reúna tanta belleza.  

    Los tres monumentos que en ella concurren, representan los tres poderes fácticos: la Iglesia (lo eclesiástico), el Castillo (lo militar) y el Ayuntamiento (lo civil), pocos pueblos de España tienen la  suerte de poseer un patrimonio monumental como éste. Y como es de bien nacidos ser agradecidos, hay que darles las gracias a las Instituciones Públicas que con su ayuda están consiguiendo, su rehabilitación y conservación, para su uso y disfrute de todos nosotros y las generaciones venideras.   Y en el capitulo de agradecimientos, no me puedo olvidar de los cronistas loperanos: D. Manuel Medina Casado y D. José Luis Pantoja Vallejo, y de otros paisanos buceadores de la historia loperana, que año tras año, exponen sus trabajos en las Jornadas de Historia de Lopera que se celebran anualmente.

   Y siguiendo en la Plaza, quiero recordar las muchas actividades que se han desarrollado en ella: ha sido mercado de abastos, coso taurino, lugar de contratación de jornaleros por los capataces de las grandes fincas, lugar de encuentros, de tabernas, bingo, plaza mitinera, etc.

    Lopera ha sido famosa por  sus buenos vinos, melones y galgos; no hace mucho tiempo, en la Plaza había bastantes tabernas donde se tomaba el buen vino loperano, pero debido al bautizo que el tabernero hacía con el sufrido líquido, quedó un dicho popular que decía "vamos a recorrer todas las ermitas", tomando en cada taberna unas cuantas invitaciones, el resultado se lo pueden Vds imaginar.

    Quiero destacar de las actividades mencionadas la de . Pues había tradición en Lopera, una vez terminada la procesión del Cristo Chico, todos los vecinos allí congregados, pedían al Sr. Alcalde: ¡Toros! ¡Toros! Y si la petición se aceptaba había toros hasta el día de Jesús.

    Venían buenos toreros de aquella época, y completaban el cartel aficionados loperanos como eran: Diego Pacheco “Manterola” y Francisco Santiago “Paquillo el torero”.

    Se recuerda con simpatía, de aquel tiempo, el toro de “Morzollo”. Un toro que se escapó de la plaza, entró en la taberna que regentaba Martín Montilla, hoy bar del Rubito, y formó un estropicio de mesas, sillas, personas y todo lo que se ponía por delante. Los que no pudieron subirse en el mostrador, tuvieron que salir por las ventanas. Afortunadamente no hubo que lamentar desgracias personales, sólo el susto que se llevaron todos los allí presentes y las risas de los que presenciaban la corrida.

    Y ya metido en temas taurinos, no puedo olvidar lo ocurrido, no hace mucho tiempo, en la Verja. Pues estando toreando Miguel Pacheco “Manterola hijo”, fue empitonado por una vaca brava en el muslo, produciéndole una herida. Se le hizo la primera cura en el patio de la “Triga”, y fue llevado a Jaén en el taxi de Diego “Pileta”. Estando subiendo al coche se dirigió a mi diciéndome: "Felipe, la corná es muy grande, es como la de Paquirri, despídeme de la afición por si me muero". En Jaén le dieron unos cuantos puntos, lo curaron y volvió a Lopera. Como no había terminado el toreo de las vaquillas, los allí presentes al ver a Manterola les dieron una fuerte ovación, como si se tratara de una gran figura del toreo. Fue tan grande el susto que cogió, que  jamás se puso delante de un animal con cuernos.

    Antes de salir de la Plaza, os voy a recomendar que cuando puedan, se pasen por la casa de la paisana Ángela Uceda para que vean la obra de una artista autodidacta, y puedan contemplar su pintura Naïf y su extensa colección de muñecas y manualidades. Y pedirle a Ángela, por favor, que cuando le sea posible rehabilite la casa que linda con la suya:”Casa del Judío” la más antigua de Lopera.

    Y de paso, decirle a la Sra Alcaldesa y a la Corporación que aproveche, ahora en vida, el elenco de artistas que tiene nuestro pueblo,  como son: Paco Cantero, Miguel Acevedo, Pedro Monje, Juan Manuel Pérez Alcalá, Antonio Solórzano, José Santiago, Félix Molins, Julián Gallego, Juan Manuel Bellido, Diego Pérez, etc, y otros jóvenes que tienen muy buenas cualidades artísticas; y con su obra hacer un gran Museo de pintura, escultura y manualidades.

        De los tres monumentos que forman el conjunto de la Plaza, tengo recuerdos imborrables y les voy a relatar brevemente algunos:

      De la Iglesia,  en mi etapa de monaguillo, el miedo que sentía de la tumba o enterramiento que hay en altar mayor de Dña. Marina Fernández, madre del comendador de la orden de Calatrava D. Juan de Pacheco. Maravilloso monumento funerario de estilo renacentista, que se encuentra en perfecto estado de conservación.

      Del Castillo, las luchas que hacíamos por los torreones con espadas de madera después de haber visto alguna película de espadachines, gracias a la amistad con Alfonso Quero (el hijo de Pepe el del Castillo). Y cuando hacíamos un receso, íbamos donde estaban los barriles llenos de aceitunas curadas con sosa cáustica y con nuestros pequeños dedos las sacábamos, reparando nuestras fuerzas y  saciando el apetito.

    Del Ayuntamiento, podría estar toda la noche hablando; sólo os diré que he estado un tercio de mi vida   (veinte años) trabajando para mi pueblo, de lo cual me siento muy orgulloso.

    Lopera no sólo tiene estos monumentos, si recorremos sus calles y plazas nos iremos encontrando con una gran cantidad y variedad de edificios dignos de admiración, como: ermitas, escudos heráldicos en casonas nobles, bellas plazas, colegios, etc.

    Del Colegio Público, edificio majestuoso, que desde su inicio en 1929, está sirviendo de herramienta para la misión más noble y más bonita que existe que es “enseñar al que no sabe”.

    De él guardo muchos recuerdos: de mis maestros, compañeros y personal no docente.

   No puedo olvidar al conserje, mi buen amigo Antonio Herrero “Cañones o el primo Kico”. Siempre con la escoba en la mano y con un manojo de llaves, reatadas con una guita que  sujetaba en su correa, sin enumerar, pero él sabía cada una a qué clase o dependencia correspondían.

   Tampoco olvido las colas que formábamos los chiquillos para tomar leche (por las mañanas) y queso amarillo (por las tardes), que decían ser de los americanos, pero que nos sabía a gloria. Y, cómo no, del acarreo de palos de olivo que desde la calle entrábamos cada uno a su clase, para mitigar el frío que entraba por los grandes ventanales en muy mal estado.

    Afortunadamente, después de quince años en Madrid y dos en Aldeaquemada de maestro, tuve la suerte de volver de docente al colegio donde yo había aprendido las primeras letras. Permaneciendo, en dicho centro y en el Instituto “Gamonares”, hasta mi jubilación.

     Al lado del Colegio se encuentra el Campo de Fútbol, llamado oficialmente “Estadio de Fútbol Santo Cristo”. En fotos de los años treinta, en estos terrenos había un esplendido y frondoso melonar. Con el tiempo se ha convertido en un magnífico espacio deportivo.

     Como mi hobbie era el fútbol, y debido a la cercanía de donde vivía, he pasado en él muchas horas, haciendo de jugador, entrenador y directivo del Club.

     De jugador, guardo muchísimos recuerdos, sería muy largo contarlos y no es hoy el momento adecuado, pero sí quiero rendir homenaje a dos personas que dirigieron  y trabajaron para conseguir gloriosas tardes deportivas, como fueron: Rafael Quero y Antonio Pedrosa “El Chiva”.

     Hay muchas personas que al oír “Feria de los Cristos” nos pregunta ¿pero cuántos Cristos tenéis? Lo normal es que las ferias y fiestas en  toda España giran entorno a una virgen, a un santo, o a un cristo. Pero  Lopera es diferente y la explicación es muy sencilla y muy antigua.

    Nuestra feria y fiestas se celebraban en honor al “Cristo de la Vera Cruz”, (año 1652), siendo la feria de un solo día, (el primer domingo de Septiembre). Más tarde se amplió a tres días, siendo una feria de ganado, semillas y productos agrícolas. Tuvo que pasar ciento sesenta años, (año 1812), para que naciera una nueva cofradía entorno a un Cristo de pequeño tamaño, y por ello se le llamó “Soldadesca del Cristo Chico del Humilladero”. Desde entonces se celebra la feria como: “Feria de los Cristos”. Espero que con esta breve explicación, los curiosos se hayan enterado.

  Lopera no sólo es monumental. Nuestro pueblo es devoto, mariano, divertido, emprendedor, emigrante, trabajador, etc. Como lo demuestra con sus esplendidas procesiones de: Semana Santa, San Roque, la Virgen de la Cabeza, San Isidro, la Inmaculada.

  Fue emigrante en lo años sesenta y setenta, y como buenos trabajadores tuvieron que buscar el sustento para los suyos donde lo había: Barcelona, Madrid, Valencia etc.

  Cuando pueden vuelven a su pueblo, para ver a su familia  y amigos, y contarles a sus nietos dónde jugaban de pequeños, cómo era su colegio, su casa, etc. Ahora cuando  vengan, se emocionarán al ver el monumento a los emigrantes que la Corporación ha puesto en el lugar de donde salía el autocar que los llevaba a sus nuevos destinos. Bienvenidos a todos los que  hoy estáis aquí, y, mi recuerdo afectuoso para los que no han podido venir.

    Antes de subir al Paseo de Colón donde está instalada la Feria, se va a coronar a las Reinas (mayor e infantil) y se les impondrán las bandas a sus respectivas Damas. Este manojo de jóvenes bellezas, es la representación de la mujer loperana. Siendo ellas el orgullo de Lopera, de sus padres, familiares y amigos; por tan preciado “don” que la naturaleza le ha dado.

    Irán acompañadas por las autoridades locales y por un pedazo de Banda de Tambores y Cornetas que cada día suena mejor dirigida por el paisano Juan Alcalá.¿Y qué me dicen Vds de la Banda de Música de Pedro Morales, es que no tocan  muy bien?.Yo diría que divinamente.

  Termino deseándoles a todas y a todos los vecinos y a las personas que nos visiten, unas Felices Fiestas de los Cristos; que lo pasen muy bien, y diviértanse a tope que la vida son cuatro días.

Y, como verán Vds no he hablado ni de política ni de la crisis. Estamos en feria y hay que divertirse.

                                 

 

    Como conclusión os digo: “Se ama lo que se conoce”

  ¡Loperanos! Conozcamos nuestro pueblo merece la pena.

    Y que los Cristos nos colmen de salud, suerte y amor.

 

                           Loperanos:¡¡ VIVA LA FERIA!!              

 

                            Loperanos ¡¡ VIVA LOPERA!!

 

 

 

                                        Lopera, 21 de Agosto de 2009.-

                                                Felipe Hueso Vacas.-

     

 

   

  

   

 

 

 

 

 

Martes, 01 de Septiembre de 2009 11:25 Autor: José Luis Pantoja Vallejo. cronistadelopera #Cronista de Lopera.




Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris