Benito Vallejo Bellido. Fue un hombre sencillo y formal. | José Luis Pantoja Vallejo

Facebook Twitter Google +1     Admin


José Luis Pantoja Vallejo

Estrenamos una nueva página web www.cronistadelopera.com


www.cronistadelopera.com


Todo el contenido actual se encuentra en la nueva página. Para seguir informado de todas las noticias visita nuestra nueva web.





Visitas al Blog del Cronista Oficial de la Villa de Lopera

Temas

Enlaces

Benito Vallejo Bellido. Fue un hombre sencillo y formal.

20080403104305-obituario-de-benito-vallejo-bellido.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficial de la Villa de Lopera

El recuerdo vivo de Benito Vallejo Bellido sigue muy presente en sus familiares, amigos y vecinos de Lopera a pesar de que su fallecimiento tuvo lugar ya hace algunos años. Fue el mayor de una familia de seis hijos, sus padres fueron Benito Vallejo Elena y Rafaela Bellido Hueso. La Guerra Civil la pasó en el frente de Teruel, donde cayó herido en un brazo. En el año 1945 se casó con la mujer de su vida Carmen Jiménez Millán  y fruto de cuya unión nacieron 4 hijos, Benito, Francisco, Rafaela y Ana. Benito se dedicó a lo largo de su vida a las tareas agrícolas como capataz de D. Joaquín Rodríguez Muñoz Cobo en las fincas de olivar del Velecejo, El Romeral, Rosito y las Tapias; así como en la viña de D. Joaquín. El trabajo en el campo lo compaginó con el de esquilaor de ovejas, mulos y burros, oficio que aprendió de su padre. Sus ratos libres además de dedicárselos a su familia, le gustaba en verano pasarlos echando un pujar de melones en el pago de “Zaparuiz” para el gasto de la casa y para venderlos y sacar un dinero extra. Fue un enamorado de la caza con pájaro de perdiz y sobre  todo de los galgos. Ya jubilado se marchó a Valencia con sus hijas y era un enamorado de su pueblo natal por el que tenía gran pasión y siempre que podía le gustaba pasar las vacaciones de Semana Santa y los Cristos en Lopera.  Su vida estuvo marcada por ser un hombre que se desvivía por su familia y también tenía gran devoción por sus diez nietos (Benito David, Benito Manuel, Oscar, Sebastián, Marcos, Adrián, Bartolomé, Jonathan, Sandra y Francisca)) con los que les gustaba pasar buenos ratos y lo querían mucho pues era un abuelo muy bueno. Fue un hombre muy sencillo y formal, y todos los que lo llegaron a conocer sabían que tenía un gran corazón y era muy generoso. Era amigo de sus amigos, de los cuales presumía tener muchos y muy buenos. Su  memoria permanecerá siempre viva en el recuerdo más íntimo de todos sus descendientes.

Jueves, 03 de Abril de 2008 10:43 Autor: José Luis Pantoja Vallejo. cronistadelopera #Cronista de Lopera. Obituarios




Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris