“El Confesionario” de Lopera, un mini bar con mucha historia. | José Luis Pantoja Vallejo

Facebook Twitter Google +1     Admin


José Luis Pantoja Vallejo

Estrenamos una nueva página web www.cronistadelopera.com


www.cronistadelopera.com


Todo el contenido actual se encuentra en la nueva página. Para seguir informado de todas las noticias visita nuestra nueva web.





Visitas al Blog del Cronista Oficial de la Villa de Lopera

Temas

Enlaces

“El Confesionario” de Lopera, un mini bar con mucha historia.

20111020210923-mini-copia.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficila de la Villa de Lopera

Hoy recordamos en cronistadelopera una pequeña estampa del mini bar “El Confesionario”. Corría el año 1959 cuando a instancias de los loperanos Francisco Santiago Gutiérrez “Paquillo el del banco” y José De la Torre Barbosa “El Cura” decidieron montar en pleno Paseo de Colón un pequeño kiosco que hizo de madera de tablex el carpintero en aquel entonces y más tarde trabajador de Banesto, Francisco Santiago Gutiérrez. El mismo tenía de 2 metros de alto, uno de ancho y 1,50 de largo y se ubicó junto a la antigua tómbola (hoy kiosco de Carrasquilla). En el mismo se servía la cerveza Damm (toda una novedad para Lopera donde sólo se bebía El Alcázar que representaba Paco Medina) de la que Francisco Santiago era el representante en Lopera. También ayudaba a servir en el bar el joven Márquez (hijo de Gregoria Hurtado). El kiosco pronto fue bautizado por el célebre Francisco Medina Bellido (Paco Medina) como “El Confesionario”, tanto por su forma semejante a un confesionario y además por estar atendido por José De la Torre Barbosa “El Cura”  (arriba publicamos foto). El Confesionario tuvo un par de veranos de vida y por el mismo pasaron muchos loperanos entre ellos  Francisco Gómez de Ramón de la Guía (Director de la oficina de Banesto en Lopera) el cual le decía al Cura, una cerveza y ¿que tienes hoy de penitencia?, a lo que le contestaba el Cura, unos mejillones o picaillo. Cierto día el bueno del Cura olvidó guardar los mejillones en una nevera que compraron y causó un “diarreazo” a todos los clientes. El bar tenía también unas mesas y sillas que alquilaron de un vecino de Villa del Río llamado Marín. Otra de las múltiples anécdotas ocurrió cuando llegaron a Lopera unos forasteros y le preguntaron a Paco Medina si se podía tomar en el pueblo cerveza Damm y le contestó en estos momentos El Confesionario está cerrado y el cura tampoco está, a lo que dijeron los señores pero esto es Lopera o el Vaticano.     

Jueves, 20 de Octubre de 2011 21:05 Autor: José Luis Pantoja Vallejo. cronistadelopera #Cronista de Lopera. Anécdotas y curiosidades




Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris