Antonia Bruna Herrador. Una madre ejemplar y de profundas raíces religiosas | José Luis Pantoja Vallejo

Facebook Twitter Google +1     Admin


José Luis Pantoja Vallejo

Estrenamos una nueva página web www.cronistadelopera.com


www.cronistadelopera.com


Todo el contenido actual se encuentra en la nueva página. Para seguir informado de todas las noticias visita nuestra nueva web.





Visitas al Blog del Cronista Oficial de la Villa de Lopera

Temas

Enlaces

Antonia Bruna Herrador. Una madre ejemplar y de profundas raíces religiosas

20080927180359-obituario-de-antonia-bruna-herrador.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficial de la Villa de Lopera

El recuerdo vivo de Antonia Bruna Herrador sigue muy presente en sus familiares, amigos y vecinos de Lopera a pesar de que su fallecimiento tuvo lugar ya hace algunos años.  Antonia fue una mujer de gran vitalidad que dedicó su vida al cuidado de sus cinco hijos. Fue la tercera de una familia de 4 hijos, sus padres fueron Antonio Bruna Cerezo y María Josefa Herrador González. Los años de Guerra Civil Española los pasó junto a su familia en Madrid y Lopera. Tras la Guerra Civil ayudó en las tareas de Auxilio Social, realizando una gran labor a favor de los más desfavorecidos. El local donde se encontraba Auxilio Social, sito en la calle Feria (hoy Alfonso Orti),  curiosamente fue donde después residiría su familia. En 1943 se casó con el novio de toda la vida, Juan García Gutiérrez, fruto de cuya unión nacieron cinco retoños, María Luisa, Julio, María Josefa, Antonio y Juan María. Sus ratos libres además de dedicárselos a su familia, también los empleaba en el cuidado de sus flores y a la costura de todas prendas familiares. Desde su matrimonio, que coincidió con la festividad de la Virgen del Perpetuo Socorro, se encargó de inculcar en todos los miembros de la familia un amor hacía dicha Virgen, siendo la encargada durante varias décadas de las 5 capillas ambulantes que iban de casa en casa y de la revista Icono, que recibía mensualmente y que hoy día sigue recibiendo su nuera Maria del Carmen Díaz. Fue una mujer de profundas raíces religiosas y se desvivía por el mantenimiento del cuadro de la Virgen del Perpetuo Socorro que hay en la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Lopera, una tradición que hoy sus hijos siguen manteniendo viva. Se fue al otro mundo conociendo a 16 nietos, por los que sentía gran cariño. Fue una mujer participativa dispuesta siempre a ayudar dentro de sus posibilidades a todo aquel que lo necesitaba y sobre todo muy trabajadora y generosa.  Su memoria permanecerá siempre viva en el recuerdo más íntimo de todos sus descendientes.

Sábado, 27 de Septiembre de 2008 18:03 Autor: José Luis Pantoja Vallejo. cronistadelopera #Cronista de Lopera. Obituarios




Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris