La Restauración de la Imagen de la Virgen de la Cabeza de Lopera. | José Luis Pantoja Vallejo

Facebook Twitter Google +1     Admin


José Luis Pantoja Vallejo

Estrenamos una nueva página web www.cronistadelopera.com


www.cronistadelopera.com


Todo el contenido actual se encuentra en la nueva página. Para seguir informado de todas las noticias visita nuestra nueva web.





Visitas al Blog del Cronista Oficial de la Villa de Lopera

Temas

Enlaces

La Restauración de la Imagen de la Virgen de la Cabeza de Lopera.

20080417172726-imagen-despues-de-ser-restaurara.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficial de la Villa de Lopera

Imagenes de la restauración de la Morenita: 1, 2, 3, 4 

INTRODUCCIÓN

 

         Fue a finales del Siglo XIX cuando el loperano Antonio Pastor Pérez, devoto y Cofrade de la Virgen de la Cabeza, adquirió en un establecimiento de Sevilla una imagen de la Reina de Sierra Morena para regalársela a su mujer, Margarita Lara Pérez. Para su conservación, la familia Pastor pronto se apresuró a levantar en una de las habitaciones de su casa, sita en la popular calle del Pilar, un pequeño altar y una hornacina donde instalaron la imagen. No tardó en correrse la voz entre el vecindario de la llegada de la Virgen y muchos se apresuraron a visitarla y llevarle flores.

La imagen original de la Morenita tenía las siguientes características: imagen en madera policromada de 70 centímetros de altura y 15 centímetros de resplandor de plata (hoy enmarcado en un cuadro del Museo de la Sacristía de la Parroquia de Lopera). La cabeza y las manos de la imagen son también de madera policromada y está vestida sobre candelero forrado de tela. El candelero estaba encajado sobre una montaña realizada con estuco. A la izquierda de la Virgen está colocado un pastor arrodillado con un perro y tres ovejas que no pertenecen al conjunto. La imagen, a su vez, porta sobre su brazo izquierdo un niño de pasta, de cuerpo entero, vestido y coronado.

         En plena Guerra Civil la imagen fue cedida a la Parroquia para hacer una misa de campaña, pues era la única imagen que se había salvado de la quema durante el conflicto. Finalizada la Contienda Civil Española la imagen se quedó para siempre en la parroquia y, desde entonces, la Cofradía de la Virgen de le Cabeza de Lopera no ha cesado hasta lograr que la misma cuente con una Capilla en los pies del Templo. A partir de ahí podemos encontrar toda una inmensa labor para su cuidado y mantenimiento hasta nuestros días, cuyo último paso dado por los cofrades ha sido la restauración de la imagen que estaba muy deteriorada.

 

LA RESTAURACIÓN 

 

         Debido al mal estado de conservación en que se encontraba, lo primero que hizo la Cofradía de la Virgen de la Cabeza de Lopera fue ponerse en contacto con el restaurador de Obras de Arte de Andújar José Luis Ojeda Navío, el cual, cuenta con amplia experiencia; interviniendo multitud de obras de arte, entre las que se encuentra muchas obras que representan a la Virgen de la Cabeza, incluyendo la Titular del Santuario y la de la ermita de Andújar. Este autor ha llevado a cabo una restauración respetuosa con la obra, manteniendo su aspecto estético e histórico, con el único fin de que tras el proceso de restauración de la misma, se pudiese volver a contemplar tal como el artista la plasmó en el momento de su concepción y con el añadido de la belleza natural que el paso del tiempo ha dejado en la madera en la que está tallada la imagen de la Morenita de Lopera.

De los aspectos más importantes que han sido necesarios observar para la realización del trabajo de restauración, debemos enumerar:

         La obra se halla en mal estado de conservación, tal y como se describe a continuación, detallándolo por estratos para mejor análisis y comprensión de los daños.

 

1. Soporte

 

         Se trata de una obra de vestir en madera policromada, se encuentra conformada por multitud de embones de madera y elementos metálicos. Es asimismo una talla con bastante antigüedad (siglo XVIII-XIX), aunque fue transformada de una antigua aparición. Por eso, el tamaño es bastante inferior al habitual. Para suplementar el tamaño, se le ha colocado en la base una pieza de una columna de madera que la eleva, aunque esta solución no es estéticamente aceptable.

         En la talla existen algunas de grietas y desencolados provocados por el deterioro de las colas constitutivas en la misma, debido a los numerosos movimientos ocasionados que la dilatación y contracción del soporte por los cambios de temperatura, humedad relativa y daños devocionales le han ocasionado. En la zona de la cara presenta una grieta vertical  muy fina, con pérdida de materia pictórica, debida a movimiento de una pieza encolada en esta zona.

         Las articulaciones no presentan movilidad, debido al encolado de las mismas, y el Niño se encuentra anclado mediante una alcayata.

 

2. Capa de preparación

 

         De color blanco, es de material similar al de la obra. Presenta algunas faltas repartidas por toda ella, aunque las zonas más afectadas son las de la parte del pelo y roces por la mascarilla en el proceso de vestido de la talla. Asimismo en el Niño, a causa de motivos devocionales se han producido barridos en la policromía e incluso en la capa de preparación, llegando estos daños al soporte.

 

3. Capa pictórica

 

         Presenta la transmisión de daños del soporte y capa de preparación; coinciden las faltas. Contiene, además, la obra multitud de barridos en las manos de la Virgen y en casi toda la superficie del Niño. La obra se encuentra repolicromada por lo que los daños están ocultos en el interior.

 

4. Capa de protección

 

         El barniz se encuentra muy poco oxidado, perdiendo sólo parte de su transparencia. Presenta, en algunas zonas, desgaste por motivos devocionales y la desaparición en otras por el mismo motivo. En algunas zonas de la Virgen y el Niño, se observan acumulaciones de suciedad superficial muy abundante, como en la cara del Niño, a causa de besos (pintalabios) y roces; que en algunos casos, como en la cara del Niño y una mano de la Virgen, les han modificado el color, dando un aspecto muy sucio.

        

B. INTERVENCIONES

 

La obra ha sido intervenida con anterioridad, repolicromándose totalmente, pegando las articulaciones y colocando el suplemento para darle mayor altura. Estas intervenciones no siguen los criterios utilizados actualmente en la intervención de obras de arte, ya que modifican el aspecto original de la obra.

El repolicromado es de muy mala calidad, notándose los brochazos y mala aplicación de las facciones de ojos y boca en ambas imágenes, aparte de tener un tono muy rojizo.

La restauración de obras de arte, es un tema bastante delicado, que solo deben realizar profesionales cualificados, ya que una intervención desafortunada o realizada por manos poco experimentadas, puede producir unos resultados poco respetuosos con la obra y su autor, o incluso desembocar en daños que fuercen una nueva intervención mucho más  profunda y costosa.

 

C. TRATAMIENTO REALIZADO.

 

La obra fue trasladada al taller en Andújar, donde le fue realizada la intervención. Ésta, tuvo una duración de tres meses, en la cual la obra fue restaurada de acuerdo con los criterios y materiales vigentes actualmente en el campo de la conservación y restauración de obras de arte. En conversaciones con el restaurador, facilitó los puntos principales de la intervención sobre la obra, los cuales se detallan a continuación: 

 

Labores previas a la intervención: Comprenden montaje del taller, estudio fotográfico completo de la obra, esquemas de las diversas patologías, toma de muestras, radiografiado de la obra y examen bajo luz ultravioleta e infrarroja.

Limpieza superficial: Con brocha suave, realizada antes de la fijación para que no se adhiera la suciedad. Se ha cuidado una uniformidad en la policromía de la obra.

Protección de la superficie pictórica: Se ha realizado un empapelado de las zonas necesarias para fijar la policromía que presente peligro de desprendimiento.

Tratamiento del soporte: Encolado de grietas y desencolados. Realización de un suplemento que eleve la Virgen, continuando el candelero original, pero sin modificarlo, sino que el antiguo se apoyará sobre el nuevo que continuará la forma hasta la base. Se ha encolado y repuesto los dedos faltantes y se ha reparado las articulaciones, así como todos los daños que presentaba el soporte.

Limpieza de la capa pictórica: Mediante disolventes adecuados, tras realizar los exámenes oportunos.  Se retiró el repolicromado para que aparezca la policromía original de mayor calidad.

Estucado de lagunas y nivelado de las mismas: Mediante estuco realizado con cola de conejo, sulfato de calcio,  sin sobrepasar las lagunas para no ocultar pintura original.

Reintegración cromática: Las faltas de capa pictórica se reintegrado con una metodología diferenciadora, utilizando la más adecuada, y con material compatible tipo acuarela o similar.

Capa de protección final: Se le ha aplicado una capa de protección a la obra, con el fin de que la aísle de la superficie y se evite brillos molestos.

Realización de un poyero: Se le ha dotado de un armazón en acero inoxidable para sujetar el rostrillo, corona de la Virgen, Niño y el manto. Este no tocará a la Virgen, y servirá a su vez de protección

Criterios para la posterior conservación de la obra: Estudio de las condiciones de conservación posteriores más idóneas, mediante el estudio de humedades, iluminación y ventilación.

 

AGRADECIMIENTO

 

Hasta aquí hemos contado todo el recorrido y las acciones llevadas a cabo para conseguir que la imagen de Nuestra Virgen de la Cabeza de Lopera brille con todo su esplendor hoy en día, pudiendo ser admirada y devocionada por todos los loperanos. Vaya por tanto nuestro agradecimiento más sincero para la Cofradía de la Morenita de Lopera por esta encomiable labor.

Jueves, 17 de Abril de 2008 17:27 Autor: José Luis Pantoja Vallejo. cronistadelopera #Cronista de Lopera. Romería Virgen de la Cabeza




Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris