Loperanos en el Campo de Concentración de Mauthausen | José Luis Pantoja Vallejo

Facebook Twitter Google +1     Admin


José Luis Pantoja Vallejo

Estrenamos una nueva página web www.cronistadelopera.com


www.cronistadelopera.com


Todo el contenido actual se encuentra en la nueva página. Para seguir informado de todas las noticias visita nuestra nueva web.





Visitas al Blog del Cronista Oficial de la Villa de Lopera

Temas

Enlaces

Loperanos en el Campo de Concentración de Mauthausen

20071004192827-dibujo.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficial de la Villa de Lopera

Este humilde trabajo nace con el ánimo de rendir un cálido homenaje a la memoria de dos loperanos, Manuel Hombrado del Pino y Francisco Fidel Navarro Huertas que sufrieron en sus carnes la barbarie del nazismo durante  la Segunda Guerra Mundial. Nuestros protagonistas nacieron en Lopera y curiosamente ambos en el año 1910, Manuel Hombrado del Pino, nació el 10 de mayo y Francisco Fidel Navarro Huertas el 31 de mayo. Desde muy temprana edad se vieron obligados por las circunstancias a ponerse a trabajar en el campo. La juventud de nuestros dos protagonistas trascurre en plena guerra Civil Española y ambos se alistaron en el ejército republicano luchando denodadamente durante tres años, dejando atrás todo aquello que amaban: su familia, sus amistades, su pueblo…Durante el mes de febrero de 1939, tras la caída de Cataluña, derrotados, sin nada más que lo puesto, tuvieron que refugiarse, tras recorrer un largo camino a pie, en Francia. Nada más llegar el Gobierno francés los internó en campos de refugiados; nombres como Argelés, Barcarés, St. Cyprien, Gurs… han quedado grabados para siempre a sangre y fuego en la memoria de aquellos que los padecieron. Las autoridades francesas desbordadas por la situación les acabó por imponer cuatro destinos: Volver a España, con el riesgo para sus vidas que esto suponía, el ingreso en la Legión Extranjera, la integración en Batallones de Marcha o como en el caso de nuestros dos paisanos en Compañías de Trabajadores Extranjeros, principalmente para realizar obras de refuerzo en la Línea Maginot.Tanto Manuel como Francisco Fidel tras el estallido de la II Guerra Mundial cayeron en manos del ejército alemán durante la invasión y posterior ocupación de Francia. Los alemanes los trasladaron a campos para prisioneros de guerra denominados "Stalags", a la espera de una respuesta por parte del gobierno de Franco, así hallamos a Manuel Hombrado del Pino internado en el Stalag V-D Estrasburgo (Francia) y de allí fue transferido el 13 de diciembre al campo de concentración de Mauthausen. Francisco Fidel Navarro Huertas, el Stalag donde estuvo prisionero fue el XI-A (Altengrabow)  y fue conducido al campo de Mauthausen el 26 de abril de 1941.El Gobierno colaboracionista de Vichy se desentendió del destino de los republicanos españoles decretando con la connivencia del Gobierno de Franco su entrega a la Gestapo para ser deportados a un campo de concentración donde debían realizar trabajos forzados hasta el límite de sus fuerzas. La mayoría de los españoles fueron conducidos al campo de concentración de Mauthausen, cuya sola mención del nombre nos trae el recuerdo del horror y la muerte. Este campo estaba situado en el centro del valle del Danubio en Austria.De la llegada al campo de concentración y de lo que allí tuvieron que pasar tenemos constancia por los excelentes trabajos que en torno a esta materia se han llegado a publicar. Así sabemos que partían del Stalag donde se les obligaba a formar, entre culatazos y mordidas de perro eran embarcados en vagones de mercancías herméticamente cerrados, hacinados, sin espacio ni para hacer sus necesidades, con viajes que duraban días, sin ser alimentados, llegaban generalmente de noche a la estación del campo de destino, en el caso de Manuel, debemos tener en cuenta el hecho de que era invierno por lo que el frío debió ser insufrible.La estación de tren dista del campo de Mauthausen unos 6 kilómetros de subida por un sendero que cruza el pueblo austriaco. En fila, flanqueados a ambos lados por guardias de las SS que sujetaban feroces perros. Bajo el miedo, el frío y los gritos de los SS llegaban al campo situado en una alta colina. Se les obligaba a formar, los contaban, los desnudaban, los pelaban al cero, los duchaban con agua helada, posteriormente recibían un uniforme a rayas azules y blancas con un triángulo de tela cosido a la altura del pecho, según al grupo al que pertenecían, en el caso de los republicanos españoles un triángulo azul con una S de color blanco encima. Azul era el color del grupo de los apátridas. Formaban de nuevo y a partir de este momento perdían su identidad, sus nombres y apellidos eran sustituidos por un simple número de matrícula. Manuel se convirtió en el prisionero 4881, y Francisco Fidel en el 4311. Era obligatorio saber decir en alemán la nacionalidad y el número de matrícula.El campo de Mauthausen era una monumental organización de subcampos y estos a su vez divididos en compañías de trabajo. Reseñar las condiciones inhumanas en que desarrollaban su vida: la jornada se iniciaba de madrugada, con largas revistas en una plaza soportando la mayor parte del año temperaturas bajo cero, después cada Kommando partía para su lugar de trabajo, la mayoría de los deportados a Mauthausen trabajaban en la cantera, transportando piedras de hasta 50 kilos sobre sus espaldas, subiendo y bajando sin descanso la tristemente famosa escalera de la muerte con sus empinados 186 peldaños, almorzaban una especie de sopa acuosa con alguna patata, zanahoria o nabos de forraje si les tocaba en suerte. Después de unas 10 u 11 horas de trabajo, volvían al campo, de nuevo se pasaba revista, cenaban unos 300 gramos de pan con un trocito de butifarra hecho con vísceras de ganado hervidas y a los barracones. Las condiciones del barracón no eran mejores, cada barraca estaba gobernada por un kapo, generalmente un preso político, que cumplía con extrema crueldad su misión de jefe de barracón. Allí dormían hacinados, llenos de piojos, los virus encontraban allí un valioso caldo de cultivo, por lo que las enfermedades contagiosas como el tifus o la disentería debilitaban en extremo a los recluidos. Estas condiciones mermaban la capacidad de resistencia de los allí internados, la pérdida de peso se hacía evidente, los deportados se convertían en lo que en el argot del campo se conocían como musulmanes, desde este momento las posibilidades de supervivencia resultaban mínimas. Manuel Hombrado del Pino fue liberado el 5 de mayo en el campo de Mauthausen después de aguantar allí casi 5 años. De vuelta a Francia se casó con su sobrina Josefa Hombrado Juárez y fruto de la unión nacieron dos hijas Concepción (que murió) y Florentina que reside en Francia. La única foto que se conserva de Manuel Hombrado data de agosto de 1959 y está realizada junto a su madre Florentina Del Pino Gallo en una carretera cerca de Matignon (Francia) y nos ha sido facilitada por su sobrino José Hombrado Juárez. El caso de Francisco Fidel Navarro Huertas fue parecido pues después de llegar el 26 de abril de 1941 a Mauthausen, con posterioridad fue recluido en el campo de Steyr donde fue liberado el 5 de mayo de 1945 en el KLM (Konzentrationslagers Mauthausen) es decir en el campo central o en los subcampos que comprendía el complejo de Mauthausen. Según hemos podido saber gracias a su sobrino Ambrosio Navarro Chueco y Carmen Huertas Navarro que ha sido la que nos proporcionado la única foto que se conserva de Francisco Fidel, éste tras salir de Mauthausen regresó a Francia donde se juntó con una mujer y unos años después falleció producto, sin duda, de las secuelas que sufrió en el campo de concentración. Por último me gustaría hacerlo reconociéndole a ambos su papel como “ejemplo vivo de la lucha del hombre contra la intolerancia y por conseguir un mundo en el que los seres humanos podamos convivir en paz”.

Quisiera finalizar leyendo el juramento que hicieron los supervivientes de Mauthausen:Recordando la sangre vertida por todos los pueblos y los millones de seres humanos sacrificados, asesinados, inmolados por el fascismo nazi, juramos no abandonar nunca el camino trazado. Sobre la base de la comunidad internacional queremos levantar, a los soldados de la libertad caídos en esta lucha sin tregua, el más bello monumento: EL MUNDO DEL HOMBRE LIBRE.Nos dirigimos al mundo entero para decirle: Ayúdanos en esta tarea.¡Viva la Solidaridad Internacional!¡Viva la libertad!”

Bibliografía

  • Bermejo, B. y Checa, S. (2006): Libro Memorial Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945). Madrid, Secretaría General Técnica. Subdirección general de publicaciones, información y documentación. Ministerio de Cultura
  • Checa, S., Del Río, A. y Martín, R (2006): Andaluces en los campos de Mauthausen. Sevilla, Centro de Estudios Andaluces
  • Molleja Martínez, J. (2007): Discurso homenaje Villarenses victimas de la barbarie nazi. Villa del Río, en prensa
  • Wingeate Pike, D. (2004): Españoles en el holocausto. Vida y muerte de los republicanos en Mauthausen, Barcelona, Debolsillo
Jueves, 04 de Octubre de 2007 19:28 Autor: José Luis Pantoja Vallejo. cronistadelopera #Cronista de Lopera. Lopera en la Historia




Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris