La Fábrica Cabrera. La primera fábrica de extracción de aceite de orujo de oliva en la Villa de Lopera en1894. | José Luis Pantoja Vallejo

Facebook Twitter Google +1     Admin


José Luis Pantoja Vallejo

Estrenamos una nueva página web www.cronistadelopera.com


www.cronistadelopera.com


Todo el contenido actual se encuentra en la nueva página. Para seguir informado de todas las noticias visita nuestra nueva web.





Visitas al Blog del Cronista Oficial de la Villa de Lopera

Temas

Enlaces

La Fábrica Cabrera. La primera fábrica de extracción de aceite de orujo de oliva en la Villa de Lopera en1894.

20130628173801-cabrera.jpg

(Vista General de la primitiva fábrica Cabrera, llamada también "La Loperana". Años 20) 

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficial de la Villa de Lopera.

De todos es sabido, la alarma social que se vivió en toda España y con graves consecuencias para nuestra provincia, cuando hace unos años el Ministerio de Sanidad decidió retirar del mercado todas las partidas de aceite de orujo de oliva, al haberse detectado en su composición benzopireno, sustancia perjudicial para la salud, lo cual ha propiciado un declive en la venta de aceite de oliva virgen, llegando incluso a cerrarse la entrada del mismo a varios países europeos, ocasionando graves pérdidas para el sector oleícola jiennense.

En este sentido  hemos realizado un estudio histórico sobre el origen de la primera fábrica de extracción de aceite de orujo de oliva fundada en la villa de Lopera, por José Cabrera y Montilla en el año 1894. Todos los pormenores que rodearon la fundación se han conservado en los fondos del Archivo Histórico Municipal de Lopera.

Todo arranca un 21 de julio del año 1894, cuando el vecino de Lopera, José Cabrera y Montilla, presentó al Ayuntamiento de Lopera, presidido por Eduardo Alcalá Monzó una instancia en la que solicitaba lo siguiente: Que tengo proyectada la construcción de una fábrica para la extracción de aceite de orujo de oliva en el término de esta villa, sitio de las Cruces próximo a la carretera provincial que pasa por este pueblo y termina en la general de Ma­drid a Cádiz. Que con arreglo al plano y estudio que se ha hecho, la cerca del edifi­cio ha de construirse a un metro veinticinco centímetros de la cuneta de la expre­sada carretera, contados desde el límite exterior de la misma.
Que el edificio de la fábrica y depósito de sulfuro dictarán veinticinco metros de la dicha carretera y veintitrés setenta y cinco del muro o cerca donde ha de tener entrada esta fábrica. Que siendo para esta clase de construcciones obtener el permiso de su autoridad previo informe del Sr. Ingeniero Director de Carreteras Provinciales con arreglo a lo dispuesto en el capítulo tercero del Reglamento para la Cons­trucción y Policía de Carreteras. Por último se argumentaba que la instalación de esta fábrica no tendría perjuicio alguno y en cambio si tendría un beneficio para los intereses locales de la industria olivarera. Tras estudiar la instancia, el Alcalde dio autorización para que la misma fuese remitida a la Comisión Provincial, para que si lo estimase procedente, emitiera informe el Sr. Ingeniero Director de Carreteras Provinciales, Leopoldo Soler. y señalase la distancia y alineación de la obra proyectada. La Alcaldía adjuntó al informe lo siguiente: “que era muy conveniente a los intereses de la industria olivarera la construcción de la referida fábrica y que su ubicación en relación a la distancia de los depósitos de sulfuro a la carretera y a la po­blación no revestían ningún tipo de alarma”.

El 15 de octubre de 1894, la Dirección de Carreteras Provinciales con­cedía la Licencia para la construcción de la fábrica de aceite de orujo de oliva, bajo el cumplimiento de las siguientes condiciones:

a)Que la línea de la fachada del muro de cerca sea paralela al eje de la carretera y separada un metro y 25 centímetros del borde exterior de la cuneta.

b)Que el plano superior del cimiento del referido muro ha de quedar a la altura de la cuneta de la carretera.

c)Que el paso para vehículos en sitio de acceso al edificio tendrá tres metros de ancho y para la cuneta por medio de un caño de 40 centímetros de luz por otro tanto de altura, cubierto con losas de tapa de un espesor y resistencia.

d)Que se ha de afirmar el paseo de la carretera en la extensión que com­prende el transito al edificio.

e)Que será de cuenta del concesionario la conservación y reparación de estas obras, con sujeción a las instrucciones del personal facultativo de la carretera.

Tres días después, el 18 de octubre, el Alcalde Constitucional de Lopera, Eduardo Alcalá Monzó, concedía la Licencia para que se pudieran comenzar las obras de la fábrica de extracción de aceite de orujo de oliva, toda vez que el expediente recibido de la Dirección de Carreteras Provinciales de Jaén, era favorable para la edificación de la fábrica. La fábrica comenzó ha funcionar bajo la dirección de José Cabrera y Montilla, hasta el año 1912, que fue adquirida por José Labourdette Caballero y pasó a denominarse “La Loperana” fábrica de extracción de Carboncilla, Orujo y Jabones. Posteriormente en los años 40, pasó a manos de Hijos de Daniel Espuny, llegando a funcionar la misma como extractora de aceite de oru­jo de oliva hasta el año 1977, que cerró definitivamente sus instalaciones. Hoy después de un siglo de vida, sólo quedan testimonialmente su esbelta chimenea y un grupo de palmeras que dan un cierto aire exótico a la entrada de Lopera, su vieja fachada con sus rótulos casi borrados, su inmensa alberca circular donde muchos loperanos aprendieron a nadar y un montón de recuerdos en sus muros. Por sus instalaciones han pasado gran cantidad de generaciones de trabajadores de Lopera, siendo, Vicente Vadillo Cuevas el último de sus maestros. Este edificio junto a la era “Barajas”, ha sido durante muchas décadas todo un símbolo de progreso industrial de un pueblo eminentemente agrícola y ha servido para recibir a todos los que accedían por la carretera Comarcal 327 Andújar-Lucena, en dirección Porcuna-Lopera. Hoy en pleno siglo XXI nos quedamos con el sonido inconfundible del “pito” de la chimenea de la fábrica Cabrera, conocido por todos como “La Becerra”, que anunciaba la entrada al trabajo a las 8 de la mañana, a las 13 horas la comida del mediodía, a las 14 horas el cambio de turno y a las 20 horas el final de la jornada, el cual siempre será recordado por todos como el sonido que marcaba el pulso de la vida cotidiana de los loperanos.

Miércoles, 22 de Noviembre de 2006 12:56 Autor: José Luis Pantoja Vallejo. cronistadelopera #Cronista de Lopera. Fábrica Cabrera




Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris